MANZANARES EL REAL

  • por

HISTORIA DE MANZANARES EL REAL

Manzanares el Real es un municipio español de la provincia y Comunidad de Madrid. Se asienta al pie de la Sierra de Guadarrama y en la orilla del embalse de Santillana, formado por el Manzanares, río que surca su término. Tiene una población aproximada de 6.933 habitantes. Se trata del quinto municipio más extenso de la región madrileña y uno de los que reúne un mayor interés ecológico. Se encuentra integrado en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, a 46 km de Madrid y en su término se hallan espacios naturales tan significativos como La Pedriza y el embalse de Santillana, además del Ventisquero de la Condesa, donde nace el río Manzanares, y de las Cabezas de Hierro, compartidas con Rascafría, la segunda montaña más alta de la Sierra de Guadarrama (con 2.383 m).

Esta localidad se incluye en el itinerario turístico de la Ruta por los castillos, fortalezas y atalayas de la Comunidad de Madrid. Igualmente, está situada en una de las rutas del Camino de Santiago, el Camino de Madrid.

El reciente descubrimiento de restos arqueológicos, entre los que cabe destacar unas pinturas rupestres de valor incalculable permite conocer parte del patrimonio histórico de la zona. Asimismo, se admite la hipótesis de que los druidas irrumpieron en Manzanares hacia el año 1000 a. C., dejando reminiscencias de ritos druidas en una fiesta religiosa de la localidad: la de la Virgen de Peña Sacra. También hay vestigios de asentamientos romanos, visigodos y árabes.

Mucho después, en los años de la conquista de Roma, los pobladores del enclave entablaron guerras sin cuartel contra los invasores, quedando un asentamiento romano en Manzanares. Tras el período visigodo y de conquista árabe, el pueblo renace. En este tiempo, muchos madrileños fueron a la toma de Sevilla (la Reconquista) y los segovianos repoblaron Manzanares. Con el asentamiento y expansión hacia el Sur de los segovianos, comienza una pugna entre éstos y los madrileños que se solventó, pasados los años, cuando Alfonso X incorporó estos lugares a la Corona, pasando entonces a denominarse “El Real de Manzanares”.

Juan I cedió el territorio a don Pedro González de Mendoza a fines del siglo XIV, siendo precisamente con la saga de los Mendoza cuando el Real de Manzanares vive su máximo esplendor, durante los siglos XV y XVI. Posteriormente, pasó por matrimonio a manos de otros miembros de la nobleza, hasta que en el siglo XVIII regresa a los dominios de los Mendoza, a quienes Felipe V concedió la posesión perpetua.