La credencial del peregrino

La credencial del peregrino

Imagen3

La Credencial es una especie de carnet de Peregrino, que tiene sus orígenes en las cartas de presentación que los Reyes, clérigos y autoridades concedían como acreditación o salvoconducto a los que peregrinaban a Compostela desde todos los puntos de Europa. Su posesión dotaba al peregrino de protección y le eximía del pago de impuestos. La Credencial se entrega exclusivamente (de forma personalizada) a los que realizan el camino a pie, en bicicleta o a caballo. Este documento se consigue de forma instantánea a través de las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, Parroquias, Cofradías o en el lugar donde se comienza el peregrinaje. Permite, aunque no da derecho, acceder a los albergues, donde ha de sellarse como prueba del paso por los mismos. Además, ofrece descuentos especiales en ciertos museos, monasterios y centros de ocio a lo largo del Camino.

A todos aquellos peregrinos que hayan realizado al menos los últimos 100 kilómetros a pie o a caballo y 200 en bicicleta, se les concederá en la Catedral de Santiago, en nombre del Cabildo Catedralicio y en la Oficina del Peregrino (situada cerca de la Catedral de Santiago, en el cruce de la Rúa del Villar con la Plaza de Platerías) la llamada “Compostela”, un documento que acredita el peregrinaje realizado.