En Moto

Imagen4

Otra opción muy tentadora es la de realizar el Camino de Santiago en moto. Si eres un amante de las motos, no la dejes en casa. Si te apetece hacer el camino podrás aprovechar las ventajas que te brinda. Hay muchas posibilidades de hacer desvíos, y no tendrás que ceñirte al Camino establecido. Si decides salirte de la ruta en algún momento no tendrás el inconveniente del cansancio que tendrías a pie, en bici o a caballo.

Si realizas esta opción es mejor que planifiques el viaje con cierta antelación, resulta imprescindible reservar alojamiento previamente: durante la época estival el Camino se llena de viajeros y peregrinos, y puedes encontrar dificultades.

Hay que hacer una lista de los accesorios que creas imprescindibles para cualquier contratiempo que puedas encontrar en el camino. Un seguro de asistencia en carretera te resultará muy útil cuando tengas cualquier avería con la moto. Siempre te tendrá que acompañar una bolsa de herramientas original del modelo de la moto, spray para pinchazos, dispositivos antirrobo y una red elástica para asegurar el equipaje. Hay que olvidarse de cosas superfluas, y cargar sólo con lo necesario.

Otros consejos: vigilar las gomas de la moto, utilizar guantes ligeros y no olvidar el traje de agua ya que circular por el norte peninsular es garantía de lluvias.