En Bicicleta

Imagen6

Recorrer el Camino de Santiago en bicicleta no es fácil hace falta tener una buena preparación física, ya que sus casi 800 kilómetros transitan en su mayor parte por pistas y caminos de tierra, a menudo con muchas piedras, y muy propensos a encharcarse durante buena parte del año.

Al contrario que andando, al tener que depender de una máquina, que dentro de su sencillez nos puede plantear problemas mecánicos, es posible que sea conveniente ir con compañía, y, caso de necesidad por avería, uno del grupo podría desplazarse en busca de lo necesario.

Por otra parte, la bicicleta requiere de todos nuestros sentidos. Tendremos que tener muy presente el tráfico y, si somos un grupo, andar con mucho cuidado y en fila.

Conveniente también utilizar ropas ajustadas de ciclista que no ofrecen tanta resistencia al viento; cuidar el colorido, que sean tonos vivos, de forma que los automovilistas nos puedan ver con claridad.

Son más de 800 kilómetros, por lo que debemos olvidarnos de carreras, y el que más ande, que vaya el último, salvo cuando haya viento, que entonces es conveniente que vaya el primero.